Saga Lords of Shadows (El primer Castlevania en 3D)

¡Ya tenemos una nueva participación!

Se trata de un artículo enviado por el amigo 67_Sergio para que lo publiquemos bajo su nombre. Son sus primeras impresiones sobre la Saga Lords of Shadows. Ojo, spoilers 😉

Recordad que vosotros también podéis participar y enviadnos vuestros artículos.

A lo largo de los años el supremo señor de la oscuridad, Drácula, ha gozado de la maestría de ser un icono en todos y cada uno de los géneros en los que se desenvolvía. Su terror no ha conocido barreras, ni literarias ni tampoco visuales en sus adaptaciones a la gran pantalla. No obstante su paso por el mundo de los videojuegos no ha sido un camino de rosas precisamente.

Castlevania siempre ha dominado todos los entornos 2D: Misterio, aventuras y esa sensación de sentirnos indefensos a cada planta del castillo eran emociones que, juego tras juego, no podíamos quitarnos de la cabeza. Sin embargo esta conjunción de peculiaridades típicas de la saga no hizo más que explotar con la llegada del 3D. No me malinterpretéis, las primeras adaptaciones a PS2 fueron buenas, e incluso de vez en cuando las sigo rejugando por su historia, pero nada más; son buenos juegos de acción, pero no le daría precisamente el título de “el primer Castlevania de 3D” porque se le quedaría demasiado grande.

Castlevania_Lords_of_Shadow_002

Quizás es por ello que nunca olvidare el día en el que me hice con mi Xbox 360, vi los alucinantes trailers de Castlevania: Lords of Shadows y me anime a comprarlo. Aquella fue la mejor decisión que tome en la anterior generación de consolas.

Nada más comenzar nos presenta a Gabriel Belmont, un guerrero de la hermandad de la luz con la misión de descubrir si de verdad Dios ha abandonado a toda la humanidad. Después de incontables batallas, sufrimiento y verdades que Gabriel afronta como buenamente puede, decide acabar con Satán con sus propias manos para así poder librar al mundo de su oscuridad.
Mercury Steam le echó un par de narices al no depender enteramente de la llegada de Drácula, tarde o temprano, como villano del juego. Somos nosotros mismos los que nos acabamos convirtiendo en él, sabiendo las razones y, porque no decirlo, apoyándolas.

El video final del juego era una carta abierta a todo lo que debería haber hecho Konami con la saga desde hace años. No solo me sentía realmente tenso al ver a Gabriel como Drácula, sino que también demostraron que, con una argumentación sólida, un Castlevania en la era moderna era más que plausible. Y no vale la excusa de Aria of sorrow, pues ahí los escenarios son cambiados rápidamente por el castillo.

Pasaron los años, los trailers llegaban y la espera se hacía eterna. Necesitaba ver de lo que estaba hecho Drácula. Por una vez íbamos a sentirnos en el papel de la increíble fuerza de la naturaleza que era. Eventualmente el juego acabo llegando y…Cumplieron las expectativas.

La primera parte del juego es todo un espectáculo en cada uno de sus campos. La música de Óscar Araujo da la sensación de potencia salvaje que necesitamos, Drácula tiene todos sus poderes y es capaz de aniquilar ejércitos enteros sin despeinarse. Nuestros rivales nos temen, al igual que nosotros hacíamos cuando rivalizábamos contra él en anteriores entregas.

Castlevania_Lords_of_Shadow_001

Cuando llegamos a la época moderna nos encontramos con Gabriel completamente despojado de sus poderes, débil y muchísimo menos temido de lo que lo era en su momento. Es despertado de su letargo por la amenaza de Satán, el cual quiere regresar para clamar venganza contra todos los seres vivos. A partir de aquí es cuando Mercury Steam hizo su magnífico movimiento.

Siempre nos habíamos imaginado a Drácula como el ser todopoderoso que nos habían representado en los géneros literarios, pero después de todo, Gabriel es humano. No está contento por ser el individuo más poderoso sobre la faz de la tierra, no se regocija de todo lo que podría hacer a cada criatura que ahora le pertenece. Simplemente, sigue sintiendo culpa, dolor, y sentimientos tan fuertes que le hacen dudar a cada instante de en qué se ha convertido.

A pesar de ello, el peso de una secuela con tantísimas expectativas golpeo duro y muy rápido a Lords of shadows 2. El sistema de combate era exactamente igual, calcado de su primera entrega. Bien porque les había dado resultado o quizás porque era sencillo encajar peleas con ese estilo no corrige que siga siendo un movimiento perezoso por su parte. Pero añadieron un factor decisivo y realmente aterrador visualmente que lo arregló como pudo. Podíamos acabar con prácticamente todos los enemigos bebiendo de su sangre, ya fuera mordiéndole la yugular, aplastando su corazón delante de sus ojos para luego saborearlo o como al conde le apeteciera. Nuestros enemigos eran más bien presas ante nuestra furia desatada. En la primera entrega Gabriel siempre los mataba rápido y con cierta tensión, pero en la secuela disfrutaba realmente viendo el terror en los ojos del enemigo.

Cada vez que un jefe nos desafiaba, bien fuera en el primero o en el segundo, era una batalla digna de recordar. Teníamos que medir sus ataques, nuestra ejecución a la hora de los combos y las esquivas debían ser precisas o no viviríamos para contarlo. Han sido batallas realmente memorables que te hacían sentir como si tú fueras el protagonista, sufriendo con cada golpe y proclamando cada una de tus victorias.

Castlevania_Lords_of_Shadow_2_001

Los escenarios siempre han sido una auténtica joya en las dos entregas. Desde los poblados marchitos y putrefactos del primero, pasando por bosques enormes y sombríos, hasta las sucias y pequeñas calles del segundo. La ambientación siempre va de la mano con esta saga tan querida. Algo que realmente me ha encantado de esta duología es el poder recolectar las ilustraciones como premio para poder deleitarte luego con ellas.

La música es la mejor que ha sonado en Castlevania alguno, en mi humilde opinión. Óscar Araujo es un verdadero genio capaz de hacernos temer, maravillarnos y exaltarnos con sus compases. Destaco especialmente la banda sonora del primero, pues es de lo mejor que he escuchado en prácticamente todos los videojuegos.

Si bien no estoy muy de acuerdo con el final de la secuela, no puedo sino ponerle una nota muy alta por llevar tan bien las expectativas de millones de fans. En ningún momento perdió su carisma ni su toque especial.

Para mí, la saga que me hizo volver a sentir Castlevania.

Articulo enviado por:

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: admin

latribugamer.es