Ya tenemos una nueva participación!

Se trata de un artículo sobre Medievil enviado por el amigo Alberto Cerón para que lo publiquemos bajo su nombre.

Recordad que vosotros también podéis participar y enviadnos vuestros artículos.

 

Medievil, fue desarrollado de forma exclusiva para PlayStation por Sony Computer Entertainement y fue lanzado en Europa en Octubre de 1998.

El juego nos pone en el esqueleto del caballero Sir Daniel Fortesque, el cual sirvió en vida al Rey Peregrino como capitán de su ejército para defender el Reino de Gallowmere (reino ficticio en donde se desarrolla toda la aventura). En 1289, el nigromante y brujo Zarok (que había sido expulsado del reino por sus oscuras artes), reúne un ejército de zombis y demonios para desatar una guerra por el control del reino.

En la batalla decisiva entre las fuerzas del bien y del mal, Sir Daniel muere en la primera carga a consecuencia de una triste flecha que le atraviesa el pecho. A pesar de ello, el brujo Zarok es derrotado huyendo del campo de batalla para empezar a trazar un nuevo futuro plan. Tras la batalla, se cree que el papel de Sir Daniel fue fundamental en la victoria y se forja la leyenda de Sir Daniel Fortesque, el héroe de Gallowmere.

100 años más tarde, el malvado brujo utiliza todo su poder para invocar a los no muertos y demonios para intentar de nuevo conquistar el reino. El mismo hechizo despierta a Sir Daniel, quien descansaba en paz en la cripta de héroes. A partir de este momento comienza la aventura que tendrá como objetivo principal acabar con Zarok y de paso ganarse el título de leyenda, pues si bien ya lo tiene, Sir Daniel cuenta con más conciencia que la mayoría de los mortales y sabe que dicho título más inmerecido no puede ser.

Medievil es un juego de aventuras en 3d que mezcla el combate cuerpo a cuerpo y a distancia, con momentos de plataformeo, exploración y resolución de sencillos puzles. El juego se desarrolla a lo largo de 22 misiones en las que visitamos lugares tan variados como un cementerio, un campo de espantapájaros, un reino de calabaza, un barco fantasma, castillos encantados o incluso el interior de un hormiguero.

La aventura es bastante larga para el género de que se trata. Además, la duración se ve incrementada si queremos recoger todos los secretos de los niveles, cuyo máximo exponente son los cálices de almas. Existe uno por nivel inteligentemente escondido que podemos recoger siempre que matemos al número de enemigos necesarios para ello.

Es un coleccionable que merece mucho la pena, ya que la recompensa por cada uno de ellos será un arma legendaria.

Hablando de armas, decir que contamos con un buen número de ellas. Además de la espada reglamentaria, así como del propio brazo de Sir Daniel que puede quitar de su cuerpo para repartir estopa; contamos con arcos, porras, dagas, martillos, lanzas o incluso alguna magia como los rayos. Además la mayoría cuentan tanto y un golpeo primario y otro secundario más potente.

También disponemos de escudos que resultan imprescindibles en el campo de batalla para poder defendernos de los ataques enemigos. Destacar que estos cuentan con una durabilidad que se va desgastando a medida que nos van golpeando.

A pesar de ya estar muerto, Sir Daniel sigue sin ser inmortal. Así pues, para resistir los innumerables ataques que va recibir durante toda la aventura, dispone de una barra de vida que puede ampliarse recogiendo unas botellas verdes al igual que los cálices solo hallaremos si exploramos cuidadosamente el escenario.

Los enemigos también son variados. Podemos encontrar zombis,espectros, calabazas, hormigas y diablillos entre muchos otros. Están los que atacarán cuerpo a cuerpo o a distancia. Cada uno de ellos con unos patrones claramente marcados que diferencian a unos de a otros. También destacar la presencia de los jefes finales perfectamente diseñados que suponen el mayor reto del juego.

Desde el punto de vista gráfico, era una delicia en la época que representaba de manera excelente ese tono tan Tim Burton que nos quiere transmitir. Sí bien podemos achacar en este punto que el notable nivel de detalle que encontramos en los escenarios no aparece tanto en ciertos enemigos que pueden pecar de simples.

En cuanto a la música, nada que reprochar. Las melodías están perfectamente orquestadas existiendo prácticamente una composición por nivel. Lo mismo podemos decir del sonido, muy cuidado y que reproduce de forma real todo lo que nos rodea en el juego, desde por ejemplo el choque de nuestra espada contra la pared, hasta los gruñidos de los enemigos. Además, el juego llegó a nuestro país con un excelente doblaje al castellano.

Medievil contó con una más que notable secuela para la misma plataforma que fue lanzada en el año 2000 y que deja atrás la época medieval para adentrarse en el Londres victoriano del siglo XIX.

En 2005 se lanzo para PSP Medievil Resurrection, una especie de remake de la entrega original que introducía pequeños cambios como lo fue la inclusión de minijuegos.

Poco más hemos sabido de Sir Daniel Fortesque desde aquel año. Solamente hemos podido volver a verlo como personaje jugable en Playstation All Star Battle Royale (un juego tipo Smash Bros con personajes de Sony).

Podemos afirmar que Medievil es en la actualidad una de las licencias de mayor éxito más desaprovechadas de la historia de los videojuegos.

Ahora que son tiempos de reboots y remakes, y que han resurgido de sus cenizas personajes tan emblemáticos como Crash Bandicoot, Ratched and Clank o Jak and Dexter; que bien sentaría a esta industria la resurrección de un nuevo Medievil, al que, por cierto, que bien le sentaría las bases de un Dark Souls pero con el toque desenfadado y humorístico que tanto le caracterizó.

 

Articulo enviado por:

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: admin

latribugamer.es