Un visita a Retromadrid 2014

Durante este fin de semana se ha dado en Madrid un evento pensado para todos aquellos que disfrutamos de los videojuegos clásicos tanto como de los actuales, y es que el Matadero de Madrid se ha vestido con sus mejores pixels para traernos RetroMadrid 2014.

Este artículo se centra en mi visita el domingo, ya que el sábado hubo importantes problemas de aforo y de venta de entradas de las que no hablaré por que desconozco los detalles. Si buscáis gente que opine sin saber podéis acudir a cualquier ejemplar de prensa especializada en videojuegos en nuestro país (y tan a gusto que me acabo de quedar).

Me gustaría antes de empezar aclarar que este artículo se centra en mi opinión, una persona totalmente ajena al evento que ha asistido para disfrutar del mismo y que escribe esto para dar a conocer su experiencia. Aclarado esto, empezamos:

Entramos en el recinto dispuestos a comprar las entradas, hacemos cola esperando que abran las taquillas a las 10:30, algo que finalmente se retrasa 10 minutos. Durante la espera una persona de seguridad pasaba grupo por grupo preguntando por las personas con entrada anticipada, al poco tiempo otro joven hace lo mismo, esta vez equipado con la máquina para llevar a cabo el trámite.

Entrada en mano, nos dirigimos directos a la puerta del edificio 16, tras una larga espera al sol (la apertura se retrasó 20 minutos) finalmente pudimos entrar (acalorados, pero entramos) al recinto, una sala amplia, bien iluminada y con buena ventilación. De un vistazo rápido se ve una apropiada colocación de todo el mobiliario en la que se deja bastante espacio entre ellos para que los usuarios se muevan sin problemas.

Centrándonos un poco en el material expuesto, encontramos una buena colección de juegos de la saga KOF que ofrecía distintas máquinas para poder jugar a alguna de las entregas, una parte de la exposición que se abrió en Madrid hace unos meses sobre Pacman (en la que se nos ofrecía la posibilidad de jugar de forma gratuita a dos arcades originales de la franquicia del personaje), una exposición de fotografías en las que se habían colocado sin mucho esfuerzo personajes pixelados traídos de distintos videojuegos (no he encontrado la lógica a esto todavía) y finalmente una vitrina en la que se exponían distintas máquinas que databan desde 1982 a 1986, cada una con un cartel indicando datos sobre estas. A todo esto hay que sumarle los 4 arcades distribuidos por la sala en los que podíamos jugar sin necesidad de monedas.

Hay que remarcar el estupendo trabajo realizado por parte de algunos de los stands vendedores en la que además de ofrecernos productos para comprar, también nos daban la oportunidad de jugar a distintas máquinas sin comprometernos a nada. Especial atención merece uno de ellos que ha puesto a disposición del público tres máquinas diferentes de pachinko  (con temática de Street Fighter IV, Evangelion y Metal Slug). Lamentablemente parte del público que ha asistido al evento parece que no tiene educación, ya que durante el transcurso de este, le han robado gran parte de las bolas de la máquina de Evangelion. Una lástima ya que a pesar de la amabilidad y paciencia del hombre la gente siga sin saber comportarse como personas.

Finalmente decir que tras los problemas del sábado, el domingo los organizadores decidieron mover algunos stands a otra nave en la que el público podía entrar de forma gratuita, una lástima para los stands desplazados ya que la gente que ha pasado ha sido muy inferior a la del pabellón principal, el motivo posiblemente la falta de información dada por los trabajadores (a nosotros nos dio la información un amigo). La muestra perfecta de una buena medida mal ejecutada.

Y poco más que añadir, la verdad es que todos los trabajadores del evento se han mostrado amables y simpáticos, ayudando a que la experiencia de este domingo haya sido muy positiva. Sin duda el año que viene repetiré.

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Metalman222222

Gamer y otaku enamorado de la nes desde los 8 años. Disfruto encontrando las joyas ocultas del mundillo jugón.