Treinta y dos años de gritos

Treinta y dos años ya, sí. Más de tres décadas de puro terror lleva la industria del videojuego a sus espaldas desde que los primeros títulos como Mystery House para el Apple II o Haunted House para la mítica Atari 2600 hiciesen aparición allá por los primeros años de los 80’s para experimentar con las nociones básicas que sembrarían las bases de posteriores entregas de gran renombre como Resident Evil o Silent Hill. Mucho ha llovido desde entonces y muchas han sido las mecánicas jugables que se han ido planteando con el fin de meter al jugador de lleno en el papel del personaje que aparecía en pantalla, así como cohibir su valentía hasta el punto de sentirse atormentado y tener que aparcar el mando de la consola (o teclado) a los pocos minutos de empezar la aventura como le ha pasado más de una vez durante su niñez al redactor de este reportaje.

Pues bien, como en estos largos treinta y pico años han salido todo tipo de títulos (que no son pocos) para hacernos mojar la cama a lo grande cuales manguera anti-incendios, en este breve reportaje remarcaremos solo los grandes títulos del género cuyos nombres han tenido más acogida y a sus respectivas aportaciones e innovaciones a nivel jugable desde la época dorada del Rock ‘n’ Roll hasta la actualidad. ¿Tenéis miedo? ¿no? qué valientes…

Los primeros años…

‘Haunted House’ – (Atari 2600) hoy en día da la impresión de que en aquél entonces el ‘paint’ de Windows XP fuese el Unity3D de la época.

Como ya se ha mencionado al principio, Haunted House y Mystery House dieron los primeros “palos de ciego” en el formato videojueguil con las primeras plataformas de ocio para el hogar. En el caso del primero, se trataba de un juego con una mecánica sencilla; el jugador era representado por unos ojos en la oscuridad al más puro estilo ‘Looney Tunes‘ que se paseaba por tres pisos y un sótano.

Nuestros principales temores podían ser tres: una tarántula, un murciélago, o el fantasma del Sr. Graves (difunto propietario de la casa que se investiga) y nuestra finalidad era la de recoger tres piezas que formaban una urna para después salir por la puerta sanos y salvos, y todo esto con la ayuda de ciertos objetos como llaves para abrir puertas, cetros para evadir espíritus, o incluso cerillas que nos permitían discernir si lo que teníamos enfrente era una pared. Y encima, con el hándicap de poder acarrear sólo una cosa a la vez.

Me habría apostado un sombrerito para avatares de Xbox a que no habríais descubierto dónde estaba nuestro personaje en la imagen que os he posteado si no os lo hubiese dicho yo… más que nada porque hay que dejar volar nuestra imaginación muy alto para cerciorarnos de que los dos cuadrados blancos con punto en el centro son unos ojos. Qué tiempos los de la Atari...

Si bien no era un juego técnicamente perfecto, podemos intuir que tenía una mecánica de juego que podía resultar bastante divertida incluso en nuestra actualidad. Tanto es así, que allá por 2010 fue lanzado al mercado un remake del título para PC, Xbox 360, y Wii con gráficos y modelados más actuales pero conservando el estilo de juego del Haunted House Original. Quizá aun hoy en día pueda resultarle simpático a alguna que otra ama de casa de edad avanzada si se lanzase en Facebook.

Con respecto a Mystery House, el planteamiento no era necesariamente terrorífico pero su temática podía llegar a embaucar ese sentimiento de temor ante el escenario que se nos narraba en un texto bajo las imágenes del mismo: eres un detective que entra en una casa misteriosa con el fin de encontrar unas joyas, pero a medida que exploras la casa te encuentras con cadáveres de personas y es entonces cuando has de centrarte en encontrar al asesino antes de que te conviertas en su próxima víctima… impone, ¿verdad? no está de más decir que su creadora, Roberta Williams, fundó junto a su marido la que sería hoy en día Sierra Entertainment, actualmente absorbida por Activision.

Que tu hermana pequeña podría haber hecho mejor ese dibujo… ya, pero eran otros tiempos.

Sus mecánicas jugables estaban bastante limitadas a lo que fue entonces una aventura gráfica para Apple II en 1980 (revisado dos años más tarde). En pantalla aparecían dibujos a base de líneas para ilustrar la situación y bajo éstas se te narraban los hechos. El jugador se servía de comandos del tipo “Use Key”, “Open Door” para maniobrar entre escenario y escenario. Llegó a tener un gran éxito, pues tuvo bastante acogida entre los poseedores de esta reliquia de la gran manzana además de tener el honor de ser la primera aventura en disponer de gráficos para acompañar al texto. Bravo.

El rey destronado

Y llegaron los 90’s. Si ahora mismo rondas los veinti-tantos años y en casa os gustaba eso del miedo y el misterio, entonces allá por 1992 en vuestro tiempo de ocio tu madre estaba tirada en la cama leyendo algún libro de Stephen King, tu padre en el sofá frente al televisor anonadado con las dos temporadas de ‘Twin Peaks’ ya en VHS, y tú en tu habitación jugando a ‘Alone In The Dark‘ en tu flamante PC, regalo de tus padres con la esperanza de que te convirtieses en el más culto de la clase. Fue la década del asentamiento del terror en todo formato de ocio, ya fuese literatura, cine, o los videojuegos.

Alone In The Dark (1992) estaba inspirado claramente por los relatos terroríficos de H.P. Lovecraft

Desarrollado por Infogrames (Driver, Demolition Racer) y distribuido por Interplay (Fallout, MDK) en 1992 para PC y en 1994 para 3DO, Alone In The Dark consolidó las bases de los posteriores juegos de terror en tercera persona que posteriormente harían aparición hacia la segunda mitad de la década. Este título fue sinónimo de lo espeluznante, demostró que el terror podía hacerse efectivo sustituyendo la oscuridad por la estrechez de los pasillos, las perspectivas fijas de la cámara de juego que algunos amaban y otros odiaban por no permitírseles ver en demasía el entorno (de eso se trataba), y cómo no, enemigos y situaciones la mar de bizarros.

Su mecánica de juego era sofisticada pero sus controles bastante toscos. Todo era hacerse al control pero el hecho de que al atacarte un enemigo continuamente tu personaje quedase atrapado ante los mamporros con una pobre y lentísima reacción antes nuestros intentos desesperados por que el personaje huya, era desquiciante y principal motivo de que incluso algunos se tirasen de los pelos. Así que ya sabéis de donde vino la moda ‘Punk’ (media cabeza sin pelo) que tan fuerte dio en los 90’s.

Aun presentándose con unos escenarios bastante coloridos y bien iluminados, el título de Infogrames nos escondía secretos a cada paso que dábamos, con diferentes enemigos en cada esquina, pinturas en los pasillos con una alma malévola viviente en su interior deseosos de clavarnos una hacha en la espalda, bestias que se abalanzaban sobre nosotros rompiendo el cristal de la ventana, o incluso habitaciones cuyas puertas encerraban una espiral dimensional que nos tragaría para siempre. Guau.

Los vengadores

Es hora de pasar a franquicias más actuales. Y éstas que os voy a citar a continuación sí que deben de sonaros mínimamente si os consideráis verdaderos fans del terror videojueguil, pues pasaron a ser los dos grandes referentes a lo largo de la primera década del siglo XXI, a menos claro está, que seáis unos jovencísimos gamers, en cuyo caso intentaré ilustraros lo mejor que pueda en el menor número de palabras posible, además de demostraros por qué habéis llegado tarde a la fiesta.

Resident Evil (1996) a la izquierda, Silent Hill (1999) a la derecha.

Resident Evil fue lanzado en 1996 para Playstation, Sega Saturn, y PC de la mano de Capcom, con un planteamiento bastante similar al de Alone In The Dark, por no decir que plagió todas y cada una de sus mecánicas de juego para contar una historia diferente. Hay quien afirma que Resident Evil bebe directamente de Sweet Home (otro titulo japonés lanzado en 1989), pero lo cierto es que el hecho de que en Resident Evil también sucediese en una mansión espeluznante, que también encontrásemos notas e informes por el lugar, que el gameplay estuviese compuesto también por cambios de perspectiva de la cámara que sigue al personaje, que las zonas tengan colorido y estén bien iluminadas, sustos durante la partida (por ejemplo, pasas por al lado de una ventana y ‘pum’ cruza un perro con oscuras intenciones rompiéndola), e incluso el hecho de que al principio de la aventura se nos permitiese elegir entre un hombre y una mujer al igual que en el Alone In The Dark original, delatan a nuestro querido título de zombies.

Con Silent Hill, la cosa fue más creativa. Lanzado al mercado en 1999 en exclusiva para Playstation de la mano de Konami, la oscuridad y el sonido ambiental fueron los pilares de otra de las grandes sagas nacidas para rivalizar con la de Resident Evil. Si ésta última disfrutó de un gran margen de ventas sin rival alguno con sus tres primeras entregas, Silent Hill tuvo tiempo de desarrollarse cogiendo prestados aquellos elementos que funcionaban en Resident Evil (como por ejemplo el inventario o encontrar ciertas notas para desenmarañar la trama), para quitarse trabajo de encima y evitarse ‘palos’ por parte de la crítica sin que el título fuese necesariamente parecido en muchas de sus mecánicas.

En Silent Hill, ya no visitábamos una casa o una mansión. Esta vez se trataba de algo mucho más grande y oscuro,.. un pueblo entero. Si en la franquicia de Capcom los enemigos por regla general eran los zombies con una explicación científica medianamente aceptable o creíble, en la franquicia de Konami lo eran diversas criaturas de carácter demoníaco cuyos orígenes y aspecto no tenían parangón… o quizá sí, si rebuscamos entre lo más desagradable a nivel visual de las obras de H. R. Giger. Buscadle en ‘google’ y luego me contáis qué neurona os ha estallado más fuerte.

Giger no sólo influenció al equipo de Konami sino que fue la referencia para ‘El Octavo Pasajero’ de Ridley Scott (saga ‘Alien’)

Para terminar con los 90’s, quisiera hacer mención especial a un gran título de terror espacial en mi opinión: Enemy Zero, lanzado en PC y en Sega Saturn en 1997, fue un título que combinaba el estilo de juego de las aventuras gráficas con la perspectiva en primera persona, muy parecido a grandes títulos del terror actual como Amnesia: The Dark Descent u Outlast.

Su creador Kenji Eno, nos dejó otras grandes joyas del terror como D y D2, antes de fallecer a los 42 años.

Diversificación: Terror convencional versus terror psicológico

Fue a principios del siglo XXI con la llegada de una nueva generación (Playstation 2, Xbox, Gamecube, y la breve Dreamcast) cuando llegaron al mercado otras franquicias de gran renombre dispuestas a dar guerra y a tratar de hacerse un hueco. Mientras que Resident Evil mostraba los primeros síntomas de decadencia (aunque no faltos de innovación a nivel jugable) con Code Veronica, los Outbreak, Dead Aim o los Survivor, Silent Hill se consolidaba con Silent Hill 2, Silent Hill 3, y Silent Hill 4: The Room. Es entonces cuando se consolidaron dos tipos de terror en el mercado: el terror convencional (Resident Evil) y el terror psicológico (Silent Hill).

El terror convencional, puramente occidental, se muestra cuando tememos aquello que sabemos que está ahí. Es ese muñeco que tenemos enfrente de nuestra cama, el zombie que hemos avistado en la habitación de al lado cuando giramos el joystick y la cámara de juego nos lo mostró brevemente. Es un miedo “físico” del que tratamos y podemos evadirnos. No obstante, el terror psicológico actúa de otra forma,.. en este tipo de terror ya no es el monstruo del armario lo que nos aterra, es la puerta del armario en sí, que está entreabierta. Nuestra cabeza nos juega malas pasadas, creemos haber oído algo en algún sitio de la casa cuando en realidad no ha sido así. Todo está en nuestros pensamientos y no necesariamente hemos avistado algo en ese pasillo oscuro que separa nuestra acogedora habitación del mueble de la cocina donde se encuentran los chocobollos de tu hermana que tan apetecibles te parecen a las dos de la madrugada de un sábado mientras te pasabas el ‘Resident Evil 4 HD Definitive Edition’.

Mientras que la saga Obscure aterrizaba respaldando el terror convencional, el terror psicológico se vio respaldado (más aun si cabe) por otras sagas de terror de corte oriental como Fatal Frame o Clock Tower. Ya no se trataba de Resident Evil o Silent Hill, ahora disponíamos de un buen catálogo de juegos de terror de diversas temáticas para todos los gustos, a cual de ellos más escalofriante: Resident Evil 4, Fatal Frame, Clock Tower III, Rule of Rose, (del cuál podéis acceder al análisis realizado por nuestra compañera Kitana clickando aquí ) Haunting Ground, Silent Hill 4: The Room…

Fatal Frame, conocida como Project Zero en Europa, te obligaba a deshacerte de los fantasmas que te atemorizaban en cada esquina mediante el uso de una peculiar cámara de fotos. Si te gustó Pokémon Snap, Fatal Frame es lo siguiente.

Cabe resaltar que la saga Obscure se atrevió con la posibilidad de jugar la trama principal en cooperativo con otro jugador desde la misma consola con un variado grupo de protagonistas, mientras que Resident Evil: Outbreak nos permitía hacerlo mediante el muy inmaduro online del que disponía Playstation 2. Tristemente, en Outbreak esta posibilidad no llegó a occidente.

Curiosamente, en Capcom echaron a perder su propia saga con la conversión de Resident Evil al género de la acción de sus futuras entregas que, si bien en Resident Evil 4 la temática y jugabilidad era muy distinta, aun poseía el terror. Fue con el lanzamiento de Resident Evil 5, 6, y Operation Raccoon City cuando Capcom se desplomó, llegando la empresa a admitir una posible bancarrota debido a las bajas ventas. La saga Resident Evil contó con un último título en 3Ds y posteriormente en las consolas de sobremesa con ‘Resident Evil: Revelations’ que quedaba a medias tintas entre el terror y la acción pero con el aprobado de su público más crítico, que desea la vuelta de la saga a sus orígenes.

Silent Hill no es una excepción. La saga Alone In The Dark dio sus últimos coletazos con un poco exitoso lanzamiento en 2008 para las consolas de la nueva generación por aquel entonces, Resident Evil se venía abajo sin necesidad de que nadie le hiciese la zancadilla, y Silent Hill, cuyos últimos lanzamientos han perdido su toque de terror oriental, se encuentra en el aire. Con seguridad sabemos que volverá a haber un nuevo Resident Evil, Silent Hill anda de desarrolladora en desarrolladora con títulos aceptables pero vistos como mediocres para los fans incondicionales de las primeras entregas y cuya única pista de su paradero son unas escuetas declaraciones de Hideo Kojima (creador de Metal Gear Solid) que dejaban entrever su interés por supervisar una nueva entrega pero sin prometer nada.

La llegada de los ‘indies’ y las nuevas apuestas

Si os creíais que la decadencia de las sagas más emblemáticas del género iban a poner en apuros al survival horror en los videojuegos, estáis muy equivocados. Tan equivocados que el género está muy vivo gracias a un nuevo tipo de desarrolladores que se han hecho ya con una buena parte del mercado y la atención del público sin dar síntomas de parar la oleada. Los ‘indies’.

Amnesia: The Dark Descent fue lanzado al mercado en 2010 por la desarrolladora indie ‘Frictional Games’. Para muchos, es el juego de terror por antonomasia.

La generación de PS3, Xbox 360, y Wii han sido, sin duda, un tanto deficiente en cuanto a títulos de terror. Han habido nuevas franquicias como Dead Space que sorprendió al público y a la crítica a partes iguales pero que actualmente están en decadencia. Gracias a su nuevo tipo de control basado en los sensores de movimientos, Wii consiguió la atención y el acercamiento de ciertos desarrolladores que dejaron buenas aventuras de terror como Ju-On: The Grudge, Project Zero II: Wii Edition, Silent Hill: Shattered Memories, Cursed Mountain, o Calling, que si bien algunos de ellos estaban enfocadas claramente a un público más casual, muchos transmitían puro terror.

Sin embargo, fue en la versión de compatibles donde se produjo el ‘boom’ de los juegos de terror. Amnesia: The Dark Descent conmocionó a la crítica y público con una mecánica de juego semi-aventura gráfica en primera persona con una trama profunda y bien narrada, que consistía en la evasión constante del protagonista de su perseguidor, así como el uso de la oscuridad o los recovecos para salvaguardarnos del enemigo. Un éxito con todas las de la ley que impulsó el interés y conocimiento de este tipo de mecánica expandiéndose con otros títulos como Outlast o el exitoso Slender nacido de la mano del motor Unity que permitió el desarrollo y la proliferación de este tipo de juegos al alcance del usuario de a pie sin la obligación de formar grandes equipos de desarrollo.

Gracias al éxito de los juegos de terror indies, las grandes compañías han vuelto a apostar por el terror como es el caso de The Evil Within o Alien: Isolation, consolidándose de nuevo el género en la industria. Y ojalá que por muchos años más.

PD: En este reportaje se han dejado fuera grandes títulos como Call Of Cthulhu: Dark Corners of the Earth, System Shock 2, o la saga Siren. La causa, como ya se dijo al principio del reportaje, es que la intención es la de hacer un pequeño repaso por la trayectoria que ha mantenido el género del terror a los largo de éstas tres décadas de sustos y temor. Próximamente, se publicará un vídeo-especial con este reportaje narrado y ampliado, pero hasta entonces, esperamos vuestros comentarios.

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Christijan Gonz

Viajero en el tiempo. Me encanta eso de darle a los botones desde que tuve 3 o 4 años que me puse a trastear con una Nes. Crecí devorando revistas de videojuegos como Hobby Consolas o Playstation Magazine, siempre apasionado de este mundillo que nunca para de sorprenderme.

  • Si señor, menudo repaso a juegos de terror. Que grande el Alone in the Dark, Lovecraft en estado puro. Estoy esperando como agua de mayo Call of cthulhu.

    • Me alegro de que te haya gustado =) a decir verdad no sabía si me estaba pasando con el reportaje o si me estaba quedando corto, si gustará, si no…

  • 【sakai三四郎】

    Que bueno es Enemy Zero, COÑO

  • Como amante del terror y de los survival horror, he disfrutado mucho con este reportaje. Muy buen trabajo!!!

    • ¡Muchísimas gracias! tenía mis dudas y no sabía si gustaría =)

  • Kitana

    A tus pies ¡Me encanta! El toque humorístico ha quedado brutal y wow…ahora tengo más ganas de jugar a toooodo lo que sale ahí :3

  • Kuroudo_Sp

    Estupendo reportaje.
    Antiguamente fuí un absoluto fan del género de terror, al que me inicié con Alone in the Dark en PC.
    Más tarde probé títulos como Resident Evil y Silent Hill, y era tremendo cómo disfrutaba pasándolo mal.
    Es una pena que hoy día apenas existan juego de este género, y los que salen no consiguen transmitir una verdadera sensación de terror.