Ori and the blind forest: Oda a la poesía visual

¡Ya tenemos una nueva participación!

Se trata de un artículo enviado por el amigo 67_Sergio para que lo publiquemos bajo su nombre. Son sus primeras impresiones sobre Ori and the blind forest.

Recordad que vosotros también podéis participar y enviadnos vuestros artículos.

Magia. Ese es el resumen de todo este análisis y de la transmisión de sensaciones que me ha hecho sentir, e incluso padecer, Ori en su bosque. No lo enfoquéis como un juego rico en sus diálogos, pues precisamente donde rezuma cariño y elegancia es en lo que no se dice y en lo que hace sentir.

Ori-and-the-Blind-Forest

Nuestro personaje principal, Ori, es el centro de todo este universo. Desde el comienzo pude ver su evolución, su importancia y sus sentimientos. Es eso mismo lo que permite que el juego impacte, que no pueda pasar indiferente. No nos presentan a un personaje controlado por nosotros, nos presentan a un ser vivo, que necesita de nuestros cuidados. En sus momentos duros yo sufría con él. En sus descubrimientos me maravillaba por verle crecer y quería seguir más y más. Pero no toda genialidad reside en su protagonista, pues el entorno también es un personaje increíble. Los cambios que afronté en el juego, también los afrontaba el paisaje. Todo es una armonía que depende directamente de nosotros.

Ori-and-the-Blind-Forest

Desde el primer movimiento que pude realizar con Ori me di cuenta de que se trata de un plataformero muy bien diseñado. Los paisajes, imaginativos, brillantes y llenos de vida le otorgan su toque de distinción y no desentonan en ningún momento, gracias a una banda sonora que encaja con todo lo que estemos realizando. Saltos, acrobacias aéreas o luchar contra las criaturas que nos amenazan se vuelve fluido debido a que podemos afrontarlo de muchas maneras diferentes. Se puede considerar de género infantil, pero con ciertos trazos que nos harán recordar que el mundo no es tan bonito como nos lo pintan.

La jugabilidad es apasionante. Me enganchó de principio a fin y cada vez que dejaba el juego necesitaba retomarlo una y otra vez. El mundo que se presenta ante nosotros es digno de ser explorado mil y una veces y se aprovecha mucho de este factor. Me sentí totalmente libre saltando, investigando y viviendo esta experiencia. En resumen, un videojuego en 2D que es agradable, con una sensación de libertad realmente conseguida y con mucha rejugabilidad.

Moon Studios ha conseguido que a cada paso que nos sumerjamos más en este pequeño bosque letal, pero de ensueño a su vez, más nos estaremos integrando en su mundo; viviéndolo como si nosotros fuéramos verdaderamente el protagonista de todo ello. Es una experiencia como pocas que se puedan vivir. Con solo cinco minutos basta para que siempre queráis volver a investigar un poco más.

No quiero Spoilear nada y por ello os invito con mucho gusto a que probéis una aventura que no os dejara indiferentes y que, en vuestros recuerdos, se quede siempre un pedazo del bosque de Ori.

Articulo enviado por:

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: admin

latribugamer.es

  • Muy buena pinta tiene Ori, buen artículo y gracias por la participación