La infravaloración de un producto

Siguiendo la estela del artículo de mi compañero Clerwel (La sobrevaloración de un producto) en esta misma página me he tomado la licencia de escribir su contraparte.

En esto de los videojuegos, por suerte o por desgracia, hay títulos que son casi completos desconocidos para el gran público pero con una calidad nada desdeñables. Joyas ocultas que existen en el catálogo de casi todas las consolas y que no obtuvieron el reconocimiento que se merecen por culpa de un marketing deficiente, una mala fecha de lanzamiento o simplemente, porque competían con joyas aún mayores. Con el tiempo algunos de ellos consiguen el reconocimiento de los gamers, pero muchos otros siguen siendo coto cerrado de aquellos jugadores que no tienen miedo en explorar a fondo el catálogo de su consola.

Uno de los ejemplos más claros de juego que ha sabido ganarse un hueco en el corazón de los gamers es Castlevania: Symphony of the Night. Un juego que en su día, por diversos factores, no fue respaldado como se merecía; sin embargo, a día de hoy, SOTN está considerado como uno de los mejores juegos de PSX, uno de los mejores Castlevania de todos los tiempos y uno de los grandes exponentes a nivel jugable del estilo Metroidvania.

castlevaniaSOTN_2

A pesar de su calidad, su uso de las 2D le privó del reconocimiento que se merecía

Por otro lado, hay juegos que no tienen tanta suerte. Hay ejemplos a patadas, y en casi cualquier género y consola. Pondré un ejemplo que será bastante conocido: Final Fantasy VIII. Un grandioso juego de rol que, como muchos otros grandísimos juegos de rol de PSX, no tiene opciones de aspirar al olimpo de FFVII, un grandísimo juego que, reconozcámoslo, le debe mucho a un timing perfecto y a lo significante de su salto de Nintendo a Sony (para los que no lo sepan, FFVII fue originariamente diseñado para Nintendo 64). Final Fantasy VIII es un juego enorme, pero curiosamente en su época fue considerado como la sombra de FFVII, siendo criticado por casi todo: sistema de batalla, de límites, GFs, historia, carisma de los personajes… En las crónicas de la época se puede ver un regusto de lo que entonces se hablaba en los círculos gamer, en los que se criticaba incluso el salto gráfico que daba (¡Personajes de proporciones realistas y no super deformed! ¡Habráse visto!)

FFVIII_imagen

“¿Qué? ¿Dónde están los cabezones?”

Lo mejor es que, para casi cualquier jugador, FFVIII es el patito feo de los FF de PSX. El jugador medio pone a FF VII en el olimpo por su repercusión en la historia de los videojuegos (que la tiene y es innegable) y el gamer de pro suele alabar a FF IX, un juego muy profundo y con muchas referencias a la totalidad de la saga. Es decir, muchas de las alabanzas a ambos juegos tienen raíces en la relevancia de dichos juegos y no en lo que puedan proporcionar los títulos en sí, algo en lo que FF VIII no queda para nada a la zaga de sus dos compañeras de PSX… ¡Y no hablemos ya del resto de juegos de rol de PSX! Muchos de los cuales, por cierto, fueron relativamente dados de lado en su día, siendo juegos que el jugador medio apenas ha tocado, como The Legend of Dragoon o Vagrant Story; juegos que, irónicamente, son dos obras maestras de la gris de Sony, incluso superiores a la saga Final Fantasy según muchos conocedores del mundillo.

vagrantstory_imagen

Su no traducción al castellano hizo que muchos dieran la espalda a Vagrant Story

Lo cierto es que esto de la infravaloración es algo muy unido al género RPG, en muchas de sus vertientes. Pocos géneros hay más infravalorados en el mundo de las consolas que el del Action RPG, en el que se dan pocos juegos que de verdad sean considerados como “leyendas” del sector a nivel de consola. Es más, al margen de Kingdom Hearts no se me viene ninguno a la cabeza, aun con el hecho de que es un subgénero que cuenta con juegos realmente grandes, como Champions of Norrath.

Con respecto a otros géneros hay muchos juegos que son muy dejados de lado por la mayoría de jugadores. Cuando hablamos de plataformas, se nos viene a la cabeza (y con razón) un fontanero italiano con bigote y mono rojo, entre otros grandes exponentes del género. El jugador casual obviará muchas grandes joyas del género, pero incluso entre los mismos gamers se tiende a infravalorar juegos que supusieron un hito para el género plataformero, como Jumping Flash, el primer juego de plataformas 3D.

jumpingflash_2

El primer plataformas 3D pasó sin pena ni gloria por el catálogo (y la historia) de PSX

Podría seguir extendiéndome y hablando de docenas de juegos, desde Biker Mice from Mars hasta Final Fantasy XIII, pasando por Riding Spirits o Forbidden Siren. Pero considero que ya es más que suficiente para comenzar, para dejar claro que la sobrevaloración es mala, pero la infravaloración es muy peligrosa, porque corremos el riesgo de perder horas y horas con juegos que no merecen la pena cuando tenemos auténticas joyas esperándonos para conocernos, para divertirnos, para enamorarnos.

¿Y para ti, qué juego o juegos están infravalorados en el mundo de los videojuegos?

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Jose Flor

Sonyer con toques de Nintendero. Gamer semi-retro por convicción propia e historiador de videojuegos aficionado. Dame un buen juego del género y año que sea y te lo agradeceré de por vida. En serio, de lo que sea. Hasta de baile.

  • Hay toneladas de juegos que no son la panacea, pero que me han parecido divertidos o me han enganchado, como el extraño caso de Tenchu, que creo que es de los que más jugué en la primera Play, o Vandal Hearts. Muchos juegos pasan sin pena ni gloria, porque coinciden con época de grandes estrenos, o simplemente no han tenido buena campaña de publicidad. Bayonetta lo ignoré por completo cuando salió y lo pillé cuando bajó escandalosamente de precio, y es un JUEGAZO. Lo mismo me ha pasado con otros juegos que he descubierto tarde o gracias al boca a boca. Spec Ops The Lline salió y enseguida fue eclipasado por COD, Battlefield y MOD y nunca más se supo, pero tiene una historia y una manera de narrarla que es canela en rama.