La desaparición de los manuales en los videojuegos: ¿Negocio o evolución?

Todas las personas que llevamos ya unos cuantos años en el mundo de los videojuegos, ya sea cuando los gráficos eran conocidos como bits o quizás un poco después, sabemos de sobra lo que es adquirir un juego nuevo y codearse con un puñado de ilusión con tan solo abrir la caja y echar un vistazo a su contenido.

Para ello, debemos aventurarnos al pasado mencionando que, más allá del disco, de toda la vida un videojuego comprado –al menos en formato físico– es un conjunto de elementos entre los que se encuentran: una caja, una carátula formada por una portada y un reverso que contiene una información resumida del título en cuestión y una agrupación de papeles entre los que se encontraba, como mínimo, el manual de instrucciones. Quiero resaltar que se encontraba ya que los manuales de instrucciones son una especie en peligro de extinción, la “x” de la ecuación que los usuarios adoran pero que las empresas distribuidoras prefieren no resolver.

El origen de toda esta historia se remonta a hace no muchos años, cuando empezaron a flotar los rumores de que las distribuidoras empezarían a reducir costes en la fabricación de videojuegos, comenzando por el tirón de orejas en los manuales de instrucciones. Servidor recuerda que por entonces todos nos reímos a carcajadas ya que lo divisábamos como un hecho imposible: “¿Se dejarán de editar manuales de videojuegos? No se lo creen ni ellos, y de ser así, el coste de los mismos se verá reducido notablemente”.

Fue entonces cuando empresas como EA –pionera de otras grandes genialidades como los ya extintos pases online– decidieron cumplir su palabra. Comenzó siendo un desliz en determinados juegos, pero otras compañías como Nintendo –la cual alega que no los incluye por cuidar el medio ambiente pero luego te clavan tropecientos panfletos publicitarios dentro de las cajas– se animaron a la fiesta, por lo que aquello que debutó como un susto, se ha convertido en la pesadilla de todo coleccionista.

Aquí podemos apreciar el contenido de la edición europea de The Legend of Zelda: The Wind Waker y de su reconversión en HD 10 años después. No hay color en pasar de un manual entretenido de leer y extenso, a un panfleto que te ayuda a acceder a las instrucciones electrónicas...

Aquí podemos apreciar el contenido de la edición europea de The Legend of Zelda: The Wind Waker y de su reconversión en HD 10 años después. No hay color en pasar de un manual entretenido de leer y extenso, a un panfleto que te ayuda a acceder a las instrucciones electrónicas…

Aunque para muchos usuarios los manuales de instrucciones sean un trozo inservible de hojas que antes fueron un árbol, para millones de personas se trata de los pulmones de un videojuego. Vivimos una época en la que la era digital está a la orden del día –y es comprensible teniendo en cuenta que los costes son mucho menores y la comodidad que ello ofrece– pero de prometer a cumplir, hay un trecho. Es decir, la promesa fue que además de eliminarlos para cuidar el medio ambiente, propuesta que por supuesto es totalmente comprensible, los precios mejorarían para nosotros.

¿Con qué nos hemos topamos en pleno 2015?, muy sencillo: Muy muy muy pero que muy pocos títulos, traen un manual como los de antaño; en mayor medida pero sin pasarse, incluyen un desplegable que hace las funciones del librito junto a la publicidad anteriormente mencionada; una gran mayoría de juegos, brillan en su interior por su escasez al contener una hojita con un breve croquis de la función de cada botón del mando –no es coña, una hojita como si de publicidad de la pizzería de tu barrio se tratase– y, a la par que estos, cajas que directamente no esconden nada en su interior aparte del disco.

¿A dónde quiero llegar con todo este asunto? a que nos hemos tragado otra puñalada gratuitamente, y lo peor de todo es que no podemos hacer nada por evitarla. Los videojuegos siguen costando lo mismo que costaban antes, muchos no incluyen manual pero se recochinean de ti cascándote publicidad que los sustituye y, para terminar de componer el chiste, afirman una y otra vez que se preocupan por el medio ambiente. ¿Reducir gastos para ellos pero seguir cobrándote el mismo dinero es preocuparse? preocupación es, pero según para los ojos de cada uno. Es una verdadera lástima que por las locas ideas de unos cuantos, millones se vean perjudicados en ese aspecto. También se justifican aclarando que los manuales pueden consultarse en cualquier momento de manera digital en el propio disco, pero todos sabemos que es una excusa más para sustituir los videojuegos físicos por digitales, pero mantenerlos al mismo precio.

Como conclusión final he de comentar que mi opinión es que lo digital terminará comiéndose a lo físico, al menos de la manera que lo conocemos, y que nadie puede predecir con qué nos encontraremos de cara al futuro. ¿Tal vez pasaremos por caja sí o sí al mismo precio que cuando nos incluían una serie de elementos coleccionistas al no existir ya dicho formato?, ¿o quizás es una especia de tenia que ha comenzado por eliminar los manuales, y finalizará devorando caratulas y cajas hasta que nos vendan únicamente el disco de juego con una pegatina para aclararnos del título que se trata?

Levanta mucha curiosidad el destino de los videojuegos en este aspecto, pero esperemos que sea de la mejor manera posible para los usuarios que, a fin de cuentas, somos quienes hacemos posible la evolución y la existencia de ellos

game over

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Rukenshin

Me crié entre consolas y actualmente me alimento de videojuegos. La música, el cine y la cerveza también forman parte de mi dieta pero los DLC's me provocan retortijones. De la mano de Mario aprendí a caminar, junto a Link me volví un luchador, entre los zombies de Resident Evil desperté mi instinto de supervivencia y con Final Fantasy comprendí el significado de la palabra "emoción".

  • Yo cuando vi que en The witcher 3 venían cositas llore. Me encanta el olor a juego nuevo que eso con los digitales no pasa.

  • Es una pena que ya no haya manuales, bueno ni manuales ni nada de nada, tampoco entiendo que no venga la banda sonora en un CD adicional o en descarga digital, ni los libros de arte. Hay miles de juegos con un montón de material adicional que han quedado en el olvido.
    Si no quieren gastar en papel, como mínimo podrían meter las instrucciones en manuales digitales dentro del juego.

  • Por un lado veo bien el quitar esto de los manuales de juego para cuidar el medio ambiente, pero sinceramente es más cuidadoso con ello el comprarlo todo digital, porque la cajita de plástico contamina 100 veces más que un par de hojas. Por eso me molesta que los juegos ya no lleven ese manual, yo recuerdo de pequeño que siempre que compraba uno lo leía de Pe a Pa buscando trucos en juegos de lucha o centrándome un poco de la historia (de las mejores lecturas de baño), lo malo es que la gente ha pasado por el aro y con estas escusas del medio ambiente tratan de suavizarlo, pero la verdadera realidad es que el no incluir el panfleto correspondiente le supone a la compañía un inmenso ahorro, aunque tengan que meter a 3 personas para hacer el manual digital, pero aún así sale más rentable que todo lo que te gastas en papel. Por desgracia la industria del videojuego va a dar paso a que todo sea digital, es más cómodo tener algo guardado en la nube que 100 cajas de juegos en una estantería, lo mismo pasa con los libros y muchas cosas similares, aunque yo siempre seré de los que les gusta tener un CD o cartucho en la mano.