Ganbare Goemon! Karakuri Dōchū

¡Ya tenemos una nueva participación!

Se trata de un artículo enviado por el amigo msxsnatcher para que lo publiquemos bajo su nombre. Se trata de un artículo sobre el mítico Goemon de Konami.

Recordad que vosotros también podéis participar y enviadnos vuestros artículos.

Ishikawa Goemon es lo que podríamos denominar un ‘Robin Hood’ Japonés. Es el héroe popular, que roba a los ricos, para dar a los pobres. Un recurso fácil, para vender un cartucho a los niños nipones, y explotar su ya maduro MSX2, en pleno 1987, apogeo del sistema. Los ordenadores ya eran un reflejo de la cultura, y todo lo conocido habido y por haber se trasladaba a nuestro salón, fuera en forma de nave espacial, de guerrillero incansable, o de archiconocido personaje de Kabuki.

Ambientado en el medievo japonés, nos propone una mecánica poco abundante por aquel entonces, un action-RPG, que popularizaría en gran manera Zelda no Densetsu (Famicom, 1986) en el que combinamos jugabilidad arcade y exploración, compra y venta de ítems, y diálogos con diversos personajes de la época azuchi-momoyama. Pero desgraciadamente se queda en un pseudo-platformer, muy vistoso, y repetitivo.

kabuki

El apartado técnico es más que aceptable, si no lo comparamos con otros sistemas, sprites multicolor, ralentizaciones casi inapreciables, movimiento suave por la pantalla, un megarom lleno de contenido que se convierte en un ‘escaparate’ de lo que Konami sabía hacer, en sus buenos tiempos. Tal vez el exceso de detalle gráfico, y la menor capacidad del chip de video V9938, respecto a Famicom, PPU Ricoh RP2C07, impidió que el scroll lateral fuera continuo, teniendo que dibujar la pantalla cada vez que llegabas al final de la misma, esto hace el juego más lento y pesado.

goemon_msx

Si hay algo que destacar, además de su apartado gráfico, es la música. Es realmente sorprendente que con sólo 3 canales se consiguiera una música tan peculiar y pegadiza. Por una parte, es una grata sorpresa reconocer clichés tan característicos, y abundantes, del teatro Kabuki, que logran una perfecta ambientación, y, que de no ser por su repetición y abuso, harían de este juego algo épico. No obstante, tanta genialidad se ve eclipsada por la falta de SCC, a quién se le ocurre no explotar un megarom con un apartado sonoro excelente! ¿Realmente no valía la pena la inversión?

Desgraciadamente esta joya no salió de Japón, más que para visitar Korea, y volver. No hubo una versión en occidente. El ‘riesgo’ de apostar por un producto tan propiamente japonés, totalmente desconocido para los infantes europeos, y, el precio de las ROMs, respecto a las cintas, fueron impedimento más que suficiente para que Konami relegara a Goemon, a la interminable lista de juegazos que se quedaron por la tierra del sol naciente, y que raramente llegaba a nuestras manos.

Haciendo una valoración totalmente personal, quiero decir que este juego destaca en mi elenco particular de ROMs, por lo exótico que me resulta. Me parece una adaptación de su folclore tan buena, como lo puede ser una serie de animación o una película, resumir a su archiconocido personaje en un ‘monigote’ acompañado de música chirriante que brilla en tu CRT. Hoy en día pierde totalmente el valor, tenemos mucha más información al alcance de la mano, y el shock es inexistente, pero hay que ponerse en situación, y aunque de forma tardía, jugarlo en los 90, fue realmente grato y novedoso.

Además, es curioso el uso de iconos e ítems, como el Ryo, moneda de curso en la época, las Iwakura, o piedras sagradas para el Sintoísmo, Maneki Neko o gatos de la suerte, y las pipas, nuestra arma principal!

Afortunado fuiste! Si en aquella época llegaste a tener una copia original en tu estantería.

Os enlazamos un vídeo para que veais esta joya:

Articulo enviado por:

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: admin

latribugamer.es

  • Tuve un MSX (MSX1) y no pude disfrutarlo. Al que si jugué es al Goemon de la Super (The Legend of the Mystical Ninja) que me gustaba cosa mala. Ya está ahí termina mi relación con esta Saga 🙁