Final Fantasy XIII, el gran incomprendido

Antes de nada he de dejar claro que el siguiente texto que vais a leer estará redactado bajo una opinión 100% objetiva y con un toque de sátira agridulce, con el que no pretendo hacer cambiar de opinión a nadie y por lo que no dejará de ser un pensamiento personal.

Cada videojuego es como una visita al circo: hay quienes adoran el espectáculo de arriba a abajo, otros intentan estrangularse en medio de la función porque no les maravilla nada de lo que contemplan y siempre quedarán esas personas que se sorprenden con determinadas secciones sin terminar de llenarles el espectáculo por completo.

Hoy vengo a hablaros de un videojuego que ha sido adorado u odiado en la mayor parte de ocasiones, ya que muy raramente ha pasado como un “ni fu ni fa” para quienes lo han probado. Se trata de Final Fantasy XIII, la decimotercera entrega principal -valga la redundancia- de esta serie de juegos.

Antes de ponerme a picar la carne he de decir que fácilmente podría tratarse de mi saga de videojuegos favorita, la que desde niño me influyó en mejorar y expandir mi capacidad imaginativa y a la que debo muchos consuelos. Pero no por ello me voy a dejar llevar por el factor nostalgia y como buen corderito de rebaño calificaré a toda la saga de magnífica -de hecho Final Fantasy XII me pareció bastante decepcionante y malo, por poner un ejemplo-. Las cosas como son y si un producto es mediocre se le lanza vinagre hirviendo si hace falta, sea cual sea su origen.

Todo un paraiso de sueños el que ha cosechado desde su primera entrega

Todo un paraiso de sueños el que ha cosechado desde su primera entrega

Dicho esto voy a relataros rápidamente mi experiencia con Final Fantasy XIII:

Aunque se trata de un juego que fue lanzado en el año 2010, servidor no tuvo el lujo de probarlo hasta el año pasado. No sabía a lo que me enfrentaba ya que de cada 10 comentarios que leía, no exagero si 6 o 7 ponían al juego como “una basura comercial y repetitiva, con personajes sin carisma, lineal y con batallas sosas”. Pero como amante de la saga y fan de los JRPGs no iba a perder la oportunidad de catarlo.

Tardé algo menos de dos meses en completar el juego -sin llevar a cabo el 100%- y lo primero que atravesó mis neuronas mientras gozaba del final fue: “¡¡¡Y AHORA POR FAVOR QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE EL POR QUÉ DE TANTA CRÍTICA BARATA!!!.

Voy a ir explicando paso a paso los matices más criticados con mi correspondiente conclusión:

LA HISTORIA Y SUS PROTAGONISTAS “SIN PERSONALIDAD”
La historia sin ser mala del todo, no es ninguna maravilla y peca de ser muyyyyyy pero que muyyyyyy caótica y liosa gracias al empleo de apelativos raros y similares para designar ciertos aspectos de la trama. Los protagonistas son de todos los tipos, algunos no pintan nada y hay otros fieros y fascinantes.

Conclusión: Un fallo gordo complicar el argumento de una manera tan tonta aunque el aprobado se lo lleva.

Si se valorasen todas las historias con los mismos criterios, la de Mario estaría acabada desde hace muchos años

Si se valorasen todas las historias con los mismos criterios, la de Mario estaría acabada desde hace muchos años


¿BATALLAS SIMPLES O DIFERENTES?
Quienes han jugado al juego y dicen que las peleas las superas pulsando un botón todo el rato tienen toda la razón del mundo… ¡¡¡si hablásemos solo de las primeras horas de juego!!!. El sistema de combate empieza siendo sencillo y a la larga va añadiendo elementos que, como no domines con soltura, te producirán verdaderos quebraderos de cabeza para salir vencedor en más de una batalla.

Conclusión: Te puede gustar el sistema de batalla o no, pero que suponga una innovación -al menos respecto a los clásicos turnos- no lo convierten para nada en sencillo ni mierdero. Tan solo hay que tener en cuenta el “para gustos, colores”.

“EL JUEGO ES UN PASILLO Y NO TIENE NADA MÁS ALLÁ DE LA TRAMA”
Es innegable que durante bastantes horas se basa en un recorrido homogeneo que no nos ofrece posibilidad alguna de movernos libremente. Pero una vez llegados a un determinado punto, nos encontramos con la posibilidad de teletransportarnos y poseemos en nuestra mano multitud de misiones secundarias que cumplir, desde batallas tontas que se superan con un solo botón hasta otras que nos obligarán a emplear horas y horas.

Conclusión: No es el JRPG que más libertad ofrece pero no por ello es un camino recto de principio a fin. Tiene misiones secundarias, las cuales para muchos no existen.

Oblivion es el ejemplo perfecto de mapa casi infinito, pero con sensación de estar jugando siempre en la misma cueva

Oblivion es el ejemplo perfecto de mapa casi infinito, pero con sensación de estar jugando siempre en la misma cueva

EL RESTO DE “PEROS” QUE TANTO SE METEN DE POR MEDIO
Los anteriores apartados mencionados podrán ser más o menos personales según los ojos de cada uno, pero si hay un par de cosas buenas que deberían ser innegables para todos, eso son los gráficos y, especialmente, la duración del juego. Los gráficos son una bestialidad, de lo mejor que se puede apreciar en la pasada generación aun sabiendo que son ya unos años los que han pasado desde su lanzamiento.

La duración sigue en la línea de Final Fantasy: solo la historia principal dura muchas, muchas horas. Ya si uno quiere lanzarse a por el 100%, superará las 100 horas, pero aún así por la red uno se topa con quejas y más quejas respecto a la duración.

Entonces para elaborar el pastel tenemos: una historia que, sin ser nada del otro mundo, es decente; un sistema de batalla modernizado -que no malo-; un inicio lento y simple con la oportunidad de movernos más libremente cuando vamos más avanzados y, para terminar, unos gráficos brutales y una duración de la que no creo que nadie pueda quejarse.

Ahora es cuando yo me pregunto: ¿De verdad el boca a boca puede llegar hasta esos extremos en los que personas que no han probado el juego -o no han invertido muchas horas en él- decidan catalogarlo de “el fraude del año”?.

Como amante de la saga no puedo defender este juego como uno de mis tres favoritos -ni siquiera se si entraría en mi top 5- pero me agobia bastante los debates que se han llevado a cabo sobre él. Parece que vivamos en un ambiente donde es la masa quien decide “lo que es bueno y lo que no” y que, cuando ya está la bola hecha, nada puede frenarla y muchos se unen a ella para no ser señalados con el dedo.

Cada uno tiene sus gustos y si algo no te agrada no hay que darle más vueltas, pero hay que ser justos y colocar cada libro en la estantería que le corresponde, o lo que es lo mismo, ser objetivos a la hora de valorar determinados elementos.

A mí Final Fantasy XIII me sorprendió y fascinó a partes iguales. Tiene muchos detalles mejorables -como todos los videojuegos del mundo- pero muchísimas más cosas buenas que malas. Ni es corto ni es mediocre, simplemente es diferente y se ha adaptado un poco a los tiempos que corren, tropezándose con piedras en el camino.

final_fantasy_xiii-wide

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Rukenshin

Me crié entre consolas y actualmente me alimento de videojuegos. La música, el cine y la cerveza también forman parte de mi dieta pero los DLC's me provocan retortijones. De la mano de Mario aprendí a caminar, junto a Link me volví un luchador, entre los zombies de Resident Evil desperté mi instinto de supervivencia y con Final Fantasy comprendí el significado de la palabra "emoción".

  • Yo tuve Final Fantasy XIII para Xbox 360 y salvo la banda sonora y los gráficos (ambos de sobresaliente) el resto del juego no me gustó nada.

    La historia era asequible, pero con unos personajes estereotipados hasta decir basta por no decir insoportables (en especial Lightning, me hubiese gustado que alguien le hubiese contestado a sus borderías con una patada en los dientes), por no decir el discurso más que pobre que se marcó Snow para convencer a todo un ejército a cambiar de mentalidad para la cual llevaban años entrenados.

    Exploración entre continentes completamente inexistente, número pobre de eidolones,.. me pareció fácil el peor Final Fantasy de los que he tenido el placer de jugar.

    ¿Mal juego?, para nada. Creo que no merece ser llamado Final Fantasy pero es un bonito y sofisticado juego de rol japonés, al menos en cuanto a la hora de pelear se refiere.

  • Soy inmune a la saga Final Fantasy, lo intenté con el 7, pero me cansé al par de horas con los combates aleatorios, así que no puedo opinar sobre nada relacionado con la saga. Pero si diré que entre mis conocidos el XIII es de los FF con más detractores

  • Pues a mi me gusto mucho este FFXIII, quizas sea porque no trato de compararlo con los anteriores, simplemente trato de disfrutarlo. Por cierto, el FFX es igual de pasillero que este.

    • Cierto, pero en el X tienes la oportunidad de volver sobre tus pasos y tiene mayores puntos de exploración.

  • Pues a mí no me gustó nada, pasillero, lineal, liante, falto de carisma y la banda sonora no logra destacar al nivel que uno espera en un Final Fantasy, es más, después de la libertad que ofrecía Final Fantasy XII con sus enormes mapas y su gran banda sonora orquestada, uno esperaba del XIII algo más que un pasillo y cuatro violines de fondo.
    Tiene personajes destacables y no son pocos, Lightning, Sazh y Fang me encantan, pero está Snow, dándoselas de héroe y Hope, del que mejor ni hablo, ya que es un personaje completamente ahorrable para toda la historia.
    Tiene sus puntos buenos (que los tiene) pero estuvo muy atrás en comparación con otros títulos de la saga. Dicen que el XIII-2 lo mejora, lo cual me gustaría comprobar si es cierto, ya que el X-2 no mejoraba nada respecto al X, sin embargo el Revenant Wing de Nintendo DS sin duda mejora la historia del XII (que como ya habréis notado, me encanta, pero la historia era demasiado sosa, las cosas como son.)

  • Seré breve.
    Sí, no está al nivel de los anteriores (salvo en los aspectos lógicos de potencia), pero eso no quita que sea un buen juego, que lo es.

  • Rukenshin

    Yo como ya he comentado en el artículo no es el mejor de la saga pero tampoco es malo por ello. Es un juego al que la gente le tenía tanto hype teniendo en mente otros Final Fantasy, que se llevaron una desilusión enorme al jugarlo. Luego está la gran cantidad de individuos que ni se molestaron en probarlo pero que soltaron mierda a doquier solo porque los grandes medios soltaban mucho “bla bla bla”.