El loco caso de Kinect en Xbox One

¿Quien no recuerda las presentaciones tanto de Xbox One como PS4 y la rivalidad que hubo entre Microsoft y Sony por ver quien se golpeaba más fuerte el pecho?
Poco a poco ambas descubrían su hardware y parecían estar a la para, pese a la polémica entre los 8GB DDR3 + 32MB ESRAM de XOne frente a los 8GB GDDR5 de PS4. En mi opinión, una de las grandes diferencias fue el precio, en el caso de XOne Kinect era obligatorio y eso se notaba en los 100€ de diferencia entre ambas consolas.

En mi caso la cuestión no era puramente monetaria, ya que 100€ te los puedes gastar en accesorio o un juego. He tenido Kinect en Xbox 360 y aparte de ser un cacharro ideal para coger polvo, poco más se puede hacer con él, si, pasas unas primeras buenas tardes de risas, pero ahí termina la cosa. No es muy alentador tener que desembolsar dinero extra por un periférico que sabes que no vas a utilizar.

Un punto anecdótico de Kinect es Ryse, el famoso juego de Crytek presentado en el E3 de 2010, destinado a ser el ejemplo definitivo de que Kinect si sirve para juegos hardcores. El tiempo pasó y de ser un juego para Xbox 360 se confirmó su salida en la futura y actual consola. También Kinect se renovó con mejores prestaciones, pero lo curioso es que de noche a la mañana y sin hacer mucho ruido, Ryse paso de ser ese juego para jugadores de toda la vida controlado por Kinect, e un juego con control tradicional. Para unos cuantos esto fue un claro indicativo de lo que nos temíamos, Kinect es un fiasco en lo referente al control de juegos.

Con semejante historial a las espaldas los rumores sobre la venta de una posible versión de Xbox One sin Kinect fueron bien recibidos por muchos, pero entonces Microsoft entró como un elefante en un cacharrería, jurando y perjuraron que XOne no podía funcionar sin Kinect y  jamás saldría a la venta una versión sin él.

Si a esto le sumamos la inexistente retro-compatibilidad, el tira y afloja a la hora de confirmar o desmentir la conexión permanente a Internet, la activación de juegos o la polémica prohibición sobre los juegos de segunda mano, muchos, yo entre ellos, miramos con mejores ojos la consola de Sony. Microsoft no estuvo acertada en muchas de sus decisiones, rectificó en casi todas, menos en la imposición obligatoria de Kinect,cosa que puede haberles pasado factura.

Nunca digas nunca o de esta agua no beberé, pues bien el último capitulo del culebrón de Kinect se ha producido justo hace un par de días cuando de sopetón y sin que nadie lo esperara, la propia Microsoft ha confirmado que lo imposible, una versión de XOne sin Kinect, será una realidad. Con esto igualarían el marcador y XOne pasaría a costar lo mismo que PS4.

Se suele decir que rectificar es de sabios, pero en serio ¿no se dieron cuenta de la mala acogida que tuvo la imposición de Kinect? a mi entender muy sabios no han sido, han obrado bien, si, ahora, aunque tarde y mal.

El pitorreo y los comentarios jocosos no se han hecho esperar, se habla de bajada de pantalones, que Microsoft desenterró los cartuchos de ET de Atari 2600 para enterrar en su lugar los futuros excedentes de Kinect, que las ventas frente a PS4 van mal y esto ha obrado el milagro, etc…

¿Terminará aquí el culebrón de Kinect? Con este E3 2014 a la vuelta de la esquina voy a ir preparando palomitas, porque no me pierdo la conferencia de Microsoft, que por cierto, la podréis seguir aquí mismo, os esperamos junto con vuestros mordaces e ingeniosos comentarios.

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Enrique Romagosa

Fan de Apple, criado por el Dr.Slump, Dragon Ball y el Equipo A. Mi primer ordenador un MSX Sanyo-MPC200. Mi primera consola, la Nintendo 8 BIts. En la actualidad, trabajo como programador. En mis ratos libres, devoro series de TV, libros de ciencia ficción, navego por la red, y disfruto de videojuegos.