Cuando se antepone la cantidad a la calidad

Como muchos sabréis, uno de los títulos más prometedores de carácter “indie” que se nos viene encima es No Man’s Sky, un juego de corte galáctico en camino para PS4 y PC.

Hello Games, su desarrolladora, ha tenido hace escasos días un encuentro con el blog de Playstation, donde dejaron caer algún que otro dato sobre el título en cuestión.

En dicho encuentro volvieron a hacer alusión a su enorme número de planetas “por explorar” de los que hará gala el título y que al parecer, es su gran atractivo de cara a hacernos con él. En esta ocasión se mojaron con la cifra de planetas la cual rondará los 18 quintillones, y que en boca de su director Sean Murray, “aunque encontrásemos un planeta por segundo, tardaríamos 585 billones de años encontrarlos todos”, los cuáles y ya que estamos, se dijo que serían generados de manera automatizada por algoritmos del código del juego.

¿Decepción a la vista?

Tras estas declaraciones se pueden deducir un par de cosas; que los planetas serán generados de forma aleatoria basados en ciertos patrones iniciales y que, una vez explorados cuarenta o cincuenta planetas, el título perderá su “atractivo”.

Si os fijáis, poco o nada se han dicho de los combates espaciales y menos aun de si habrá algo que hacer más allá de explorar planetas libremente (si habrá misiones secundarias o algo por el estilo, o no) lo que deja entrever que si te pillas No Man’s Sky, es por explorar planetas con una nave y matar a cuatro navecillas que pasen por tu lado. Sólo hay que ver el vídeo del pasado E3:

 

Hello Games va claramente “de puntillas” en todas y cada una de sus declaraciones a la prensa. Su principal atractivo y el cual venden es la idea de planetas prácticamente infinitos, y ya está, se acabó. Habrá diferentes naves (presupongo), podremos “disfrutar” de “espectaculares” combates espaciales o en planetas, pero todo recaerá sobre lo mucho o poco curiosos que seamos con respecto a los planetas que se nos ofrecen.

El aspecto visual es bueno, se palpa una buena atmósfera en cada uno de los vídeos que se puede ver del juego, pero a mi sólo me viene a la cabeza un Minecraft en cuanto a exploración, es decir, todo se autogenera a tus pasos, sin cariño, sin apenas dedicación individual en cada uno de ellos, todo será más o menos clónico y multiplicado por 18 quintillones.

No digas que no te lo dije

No me malinterpretéis. Si habéis seguido leyendo hasta aquí, quizá os estaréis pensando que estoy ya ‘hateando’ con un juego que ni siquiera ha salido a la venta y que tampoco ha llegado a su estatus ‘gold’ como para saber exactamente (o más o menos) qué nos va a deparar, pero por favor, no seamos ‘noobs’.

NoMansSky2

El aspecto visual tanto dentro como fuera de los planetas es muy colorido y bonito. Lástima que un juego así sea susceptible de repetirse con la única diferencia de colores en sus bichos, flora, o terreno.

El concepto, o mejor dicho, la idea central de esta apuesta ya la hemos visto. Mundos que se autogeneran a nuestros pies basados en unos patrones que cada nuevo lugar ha tenido en común. Minecraft, sin ir más lejos (y valga la redundancia) es un ejemplo claro y perfecto de lo que ocurre cuando las cosas se hacen de forma automatizada. En cada uno de esos planetas veremos cierto número de especies diferentes, cierto número de colores alternativos, y cierto número de flora, así como X número de asentamientos o edificios (si los llegase a haber) pero, ¿qué esperáis que pueda suponer un universo de 18 quintillones de planetas autogenerados por fórmulas en el motor del título, provenientes de un equipo de desarrolladores a su vez formado por cuatro personas?

Pimentón, un poco de perejil, y…

La idea es muy atractiva, no obstante. Y tanto que lo es que hay muchísima gente que espera el título con demasiada ansia, pero a pesar del fracaso o decepción que supondrá (al menos a mis ojos) tiene una solución que, me apuesto lo que queráis, sus desarrolladores estarán contemplando sí o sí en estos momentos, y más después de ver la cantidad de ‘hype tonto’ que se ha generado entorno al título en los ‘gamers’, más o menos de la misma forma que se autogenerarán los planetas de No Man’s Sky, de manera repentina y sin cabeza.

La solución a la posible decepción del título existe. Tiene nombre, ha venido dando vida infinita a juegos finitos, su ecosistema está en el PC, y se llama (o llaman) Mods. Grand Theft Auto IV, TES V: Skyrim, Minecraft,.. los desarrolladores de todos ellos permiten mods en sus títulos para alargar la vida del mismo tanto como la comunidad quiera.

MinecraftEscena

El exitoso Minecraft de Markus Persson es divertido y entretenido hasta decir basta, pero siempre terminas por cansarte de lo mismo. No obstante, sus mods lo han hecho infinito.

Si la versión de PS4 al no permitir mods ya estaría condenada, la versión de PC podría perpetuar el valor de lo nuevo de Hello Games casi hasta el infinito, con nuevas bases o planteamientos que no haya obviado la propia desarrolladora como ocurre con el tropecientas mil veces mencionado Minecraft de Mojang en este artículo.

Ya veremos qué pasa al final, pero aquí os dejo mi pronóstico y el “mi no entender” con respecto al hype producido entorno al juego. Que yo me compraré.

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Christijan Gonz

Viajero en el tiempo. Me encanta eso de darle a los botones desde que tuve 3 o 4 años que me puse a trastear con una Nes. Crecí devorando revistas de videojuegos como Hobby Consolas o Playstation Magazine, siempre apasionado de este mundillo que nunca para de sorprenderme.