Cuando jugar a videojuegos no se cura con los años

Mi afición por los videojuegos llegó a una temprana edad. Eran tiempos en los que, a través de un bigotudo amigo, bajábamos por tuberías y aplastábamos goombas en busca de la princesa Peach, en Super Mario Bros. También jugábamos a piedra, papel y tijera con el entrañable Alex Kidd in Miracle World, mientras acabábamos con los enemigos con nuestro puño o encajábamos piezas como locos en el Tetris. Luego llegaron los Street Fighter, Ghouls & Ghosts, The Legend of Zelda: A Link to the Past, Sonic the Hedgehog, Secret of Mana… títulos que con la llegada de los 16 bits de SuperNes y MegaDrive nos hacían soñar con mundos lejanos y princesas en apuros.

ninamatsumoto10

El salto a los 32 bits fue tremendo con juegazos como Final Fantasy VII, Resident Evil, Silent Hill, Nights into Dreams, estandartes de PSX y Saturn, sin olvidar a Nintendo 64 y sus insuperables Mario 64 y The Legend of Zelda: Ocarina of Time, juegos que supusieron el comienzo de las aventuras 3D y toda una revolución en la industria. Ahora teníamos unos escenarios inmensos por los que cabalgar a lomos de un caballo y en los que podíamos pasar horas y horas buscando secretos. Nuestra afición iba haciéndose mayor, creciendo a pasos agigantados, como también lo hacíamos nosotros, ofreciéndonos algo más que un hobby. Las historias que nos proporcionaban conseguían trasmitirnos cosas impensables hasta esa fecha, salvo excepciones, y no podíamos esperar a ver lo que las nuevas consolas anunciadas, Dreamcast, PS2 y GameCube, conseguirían…

Unas cuantas generaciones después la industria de los videojuegos ha crecido exponencialmente. Lo que en un principio se concebía como un producto para niños pequeños y, por qué no decirlo, incluso inadaptados, alcanzaba una importancia superior en facturación al resto de la industria de entretenimiento juntas. Pero la sociedad nos seguía viendo con malos ojos. Noticias sobre asesinos que usaban ideas de juegos para acabar con sus padres, jugadores de rol que llevaban su afición (locura) a la realidad convirtiéndose en asesinos por diversión, doble vara de medir con respecto a la violencia presente en los mismos y nada que decir sobre la que estaba al alcance de todos en cine y televisión…

Uno de los momentos que jamás olvidaremos... ¿por queeeeeeeé?

Uno de los momentos que jamás olvidaremos… ¿por queeeeeeeé?

El jugador habitual ha madurado junto con la sociedad en este aspecto. Ya no es tan fácil que se vincule violencia a videojuegos, aunque algunos reductos quedan, pero aun se sigue percibiendo cierto estigma hacia el jugador que, una vez ha ido entrando en años, sigue disfrutando con los videojuegos. Hay personas que aun se sorprenden cuando les comentas que juegas a los mismos. Incluso te miran raro si dices que has quedado para un torneo con los colegas. ¿Eso no es de niños pequeños?

Quizás queda mucho por hacer, muchos prejuicios por tumbar. Ni todos los gamers son frikis ni todos los frikis son personas que no se relacionan físicamente con nadie y que solo consumen videojuegos, porno y manga…

Mientras tanto, un servidor (y me consta que muchos otros también), seguirá disfrutando metiéndose en el papel de Nathan Drake, Lara Croft, Cloud o Joel, visitando mundos que no son posibles en ningún otro lugar (quizás nuestra mente), y esperando, como agua de mayo, que en la feria de marras se anuncie ese esperado título protagonista de nuestros más oscuros sueños (en mi caso un remake por todo lo alto de Final Fantasy VII). Quizás a muchos esto no les parezca nada normal pero, como alguien le dijo un día a Lisa Simpson: “ser normal está sobrevalorado“.

master-sword-a-link-to-the-past

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Álvaro

Se podría decir que desde que vi mi primer videojuego me enamoré. Desde la GameBoy, pasando por Master System II, SuperNes, Saturn, Psx, N64, Dreamcast, PS2, GameCube, PS3, XBox 360, 3DS, Vita, Wii U y mi flamante última adquisición,PS4. Una vida entera a través de bits. Juegos como The Legend of Zelda, Metal Gear Solid, Final Fantasy o Silent Hill forman parte de mi.

  • Gran articulo compañero, cuanta razón tienes y cuantas aventuras nos quedan por descubrir

  • Yunitaa

    Gran articuloo! Aún nos quedan muchhas aventuras por vivir! jajaja
    aún lloro con el momento de aeris y cloud T_T

  • Se pueden ir cambiando los gustos por los juegos, pero siempre seguiremos jugando. Es un hobby de por vida, se tenga la edad que se tenga.

  • Kitana

    Por muchas más y que nunca cesen.

  • Chuso

    Muy bueno 🙂

  • Es algo que siempre ha estado ahí, si ya forma parte de tu vida, es difícil suplantarlo, es lo que tiene un buen hobby como éste.