Bloodborne

Por - - Primeras impresiones, 3 More

Mis primeras impresiones sobre Bloodborne

Bloodborne (o el infierno de Yharnam) es capaz de sacar lo peor y lo mejor de cada jugador. El videojuego ha sido desarrollado por From Software (con Hidetaka Miyazaki en la dirección), compañía que se ha convertido en lo que podría llamar el núcleo duro del sector debido a la exigencia de sus últimas creaciones. Bloodborne mantiene esa misma línea, y es que durante los pasajes que he podido recorrer hasta ahora he tenido la sensación de que en todo momento uno carga con la muerte a sus espaldas. Ese es el lastre con el que me tocará lidiar a lo largo del juego; si bien es cierto que también me hará más cauto, más hábil y rápido. En definitiva, mejor jugador.

No se me ocurre otra forma de decirlo: Bloodborne te rompe los nervios por su extrema dificultad. Morir es algo que ocurre a menudo, perder la paciencia, maldecir y querer reventar el mando contra el televisor, pero lo cierto es que con cada muerte se aprende algo más del juego y, como si de un espejo al que mirarse se tratara, también de uno mismo como jugador. Y este, creo yo, es el detalle que te hace querer volver una vez más para intentarlo. Su ajustadísima dificultad, que media entre lo que es posible y lo que no, crece conforme avanzamos. Pero, eso sí, el juego no te da cuartel: o te pones pronto las pilas o te machaca sin piedad. Digamos que las posibilidades de jugar una partida y acabar frustrado son altísimas, y aun así el juego te deja un poso en el interior que está pidiéndote volver.

Si no somos cautelosos, los enemigos acuden en manada a por nosotros

Si no somos cautelosos, los enemigos acudirán en manada a por nosotros.

La jugabilidad es el punto fuerte de Bloodborne, con un sistema de combate adictivo y eficaz. Hay que llevar mucho cuidado en los enfrentamientos e intentar medirnos (siempre que se pueda) con los engendros de Yharnam en las zonas más amplias y despejadas, ya que de lo contrario nuestro personaje puede quedarse “enganchado” en alguno de los resquicios (ya sea un rincón de la pared, la rueda de un coche de caballos o cualquier otro obstáculo) que forman el decorado. Cuando esto pasa, es muy fácil que quedemos a merced del enemigo perdiendo en segundos todos los ecos de sangre que habíamos logrado. Lo que resulta acojonante es esperar al bicho de turno, esquivar en el último momento su ataque, ganándole así la posición, y volcar sobre él toda nuestra ira en forma de hacha…

bloodborne-combate

Cada combate nos hará emplearnos a fondo.

En cuanto a gráficos, es obvio que el juego no explota la potencia de la consola como sí ha hecho recientemente The Order 1886, pero he de decir que su apartado artístico es una jodida maravilla, con un diseño de escenarios de lo mejor que he visto en PS4. El nivel de detalle es muy alto. La estética de los edificios, con esa arquitectura gótica, vertical, desafiante, es admirable. Contemplar un atardecer rojo de fuego y sangre desde la escalera de una fachada cualquiera es un regalo para los sentidos, y las calles, adoquinadas y oscuras, un hervidero de criaturas a cual más fantástica y sorprendente. Con la noche llega el momento de la caza. La ambientación es brutal, hay tíos demacrados, armados hasta los dientes, alrededor de las hogueras. Me ven llegar y corren hacia mí, vienen desquiciados, locos de rabia: han perdido la razón. Ahora perderán también la cabeza.

bloodborne-escenario luna

El apartado artístico es sencillamente impresionante.

A Bloodborne hay que jugar pausado, relamiendo el instante, no valen las prisas. Merece la pena “torear” a los rivales, dando esquiva durante un rato a sus ataques mientras estudiamos a conciencia sus rutinas de movimientos. Conocer al enemigo es sinónimo de gloria. Lo contrario es darte a los brazos de la muerte sin ninguna opción para nosotros. Esto hace que el juego no sea idóneo para los que contamos con poco tiempo que dedicar durante la semana al lujo del juego, más si cada farolillo (algo así como un chet point en el que nos dejarán cada vez que muramos) está uno de otro a una distancia más que considerable y si tenemos en cuenta también que siempre que viajemos y volvamos del sueño del cazador (ya sea de manera forzada por haber muerto o de manera voluntaria para cambiar los ecos de sangre conseguidos por nivel para el personaje, armas o ropajes) no nos aparecerán los objetos que hayamos gastado pero sí los enemigos que hayamos matado. Lo cual es algo que no acabo de entender más allá de la idea de los programadores de querer hacer el juego difícil porque sí, y por lo tanto no me gusta. Pero, por otro lado, entiendo que es un reto y que si lo aceptas debes darte a él con todas sus consecuencias. Otro punto negativo, quizá el más, es el de los tiempos de carga, que son demasiado largos y aburridos. Vamos, desesperantes.

bloodborne-jefe

El tamaño de algunos enemigos, sobre todo el de los jefes, es brutal.

Los gemidos y chillidos que producen las diferentes criaturas son espeluznantes. Las voces en español están clavadas en el tono, y junto con la espectacular música y el sonido que proyecta el entorno ayuda a ambientar la aventura de forma magistral. Resaltar además lo mucho que me gusta que Bloodborne tenga innumerables secretos, pues en cada esquina puede ocultarse (entre sombras o cajas) un lunático o una criatura que saltará hacia nosotros provocándonos un tremendo susto y hay pasajes y caminos ocultos que sirven como atajos o como vías secundarias que amenizan la búsqueda y alargan aún más la duración del juego.

 

En PSX disfruté una barbaridad jugando a Nightmare Creatures II, y es increíble la cantidad de detalles comunes que observo con el juego que ahora me ocupa. Y me alegro por ello, porque siempre quise una continuación de aquella saga y nunca acabó de llegar. Así es que, al menos en espíritu, ahora tengo lo que tanto deseé. En resumen, me está pareciendo un auténtico juegazo por su exquisita ambientación, su agresiva jugabilidad y su endiablada dificultad, que pide tanto paciencia como estrategia y determinación en los combates (lo que me cuesta dejar de golpear a un enemigo para curarme, dios).

Bloodborne-el sueño

El sueño del cazador, el único lugar que tenemos para el descanso y la tranquilidad.

Se hace la noche en Bloodborne (o el infierno de Yharnam, como a mí me gusta llamarle). La luna está en lo alto, como un inmenso pulmón que respira sobre mis hombros. Me adentro en los confines de la sombra: es tiempo de dar caza a la bestia.

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

Escrito por: Maraz

Amante de los videojuegos, la literatura, el arte y el cine de Hitchcock. Descubrí la perfección en The legend of dragoon y entré en una dimensión nueva jugando a los primeros Resident Evil. Las dos consolas que me han marcado: PSX y Game Cube. Cada día me sorprendo y, cuando ocurre, lo dejo escrito en un papel.

  • Gryfhus

    Joder Maraz, eres el amo. HYPE over 9999 jajaja dos cositas al respecto de tus cositas malas. La primera es que el sistema de faroles(hogueras en souls) ya estaba establecido, todo es acostumbrarse. No se como será ahora pero perder si morías perdías vida, forma humana y unas 100mil almas que servían para subir de nivel, comprar objetos etc. Por lo tanto, es acostumbrarse a los cabroncetes. En la segunda, he leido que van a sacar parche para esos tiempos de carga, espetemos que sea pronto. Un saludo compañero. Me alegro que te guste siendo un nuevo mundo por decirlo así pa ti, eso quiere decir que a mi me encantará jaja

    • Maraz

      Gracias Pau. Sí, yo también he leído que van a intentar reducir los tiempos de carga, y es una gran noticia porque realmente desesperan. En cuanto al tema de los farolillos, una vez que te haces a la idea de lo que hay acabas por aceptarlo, lo que no entiendo es que te maten y al volver te hayan quitado los objetos usados pero vuelvan a ponerte los enemigos que habían muerto; o me dejas todo o me lo quitas todo. Aparte olvidé comentar algún problemilla con la cámara durante los combates, ya que son tan frenéticos que a menudo, al intentar seguir los rápidos movimientos de nuestro personaje, se descontrola un poco y nos deja vendidos. Pero bueno son pequeños “peros” comparados con la gran calidad general del juego. Espero que lo disfrutes pronto 😉

      • Gryfhus

        Pero lo del tema faroles/hogueras siempre ha sido así, con los enemigos vivos y lo pierdes todo. Lo sé, es una putada pero que le vamos a hacer, todo suma para ser difícil. Lo importante es que te está gustando como a muchos otros y se está generando una especie de fenómeno “género souls” “superchachiguay”. Quizás hasta el año que viene no lo toco. Cuando esté pasado de moda, que se le va a hacer 🙁 jajaja

        • Yo estoy enganchado. Es diferente a DarkSouls y aunque ha perdido muuuuchas cosas buenas, su alma sigue siendo un Souls.

          • Maraz

            No sé cómo es jugar a los Souls (aunque sí he visto vídeo) pero este es la hostia, yo también estoy enganchado. Personalmente me gusta más esta ambientación. Ahora sacan la remasterizacion del segundo Souls en PS4.

          • Ha cambiado la ambientación, pero el resto es muy similar, por no decir exacto. Se mantiene ese agobio al explorar, ese miedo a que te crujan y perder las almas/ecos de sangre, el acojone al descubrir un nuevo tipo de enemigo y no saber como ataca y lo fuerte que es, la tensión a estar alerta ante posibles trampas y emboscadas.
            Tiene lo que le falta a muchísimos juegos de rol.

          • Maraz

            Jugando a Bloodborne uno se da cuenta de que está ante algo grande, muy grande. Lo cual no pasa ante otros muchos títulos por más que te gusten. Sigo avanzando y entregado al 100%.