Echando la vista atrás: Little Big Adventure (LBA)

Por - - Análisis, 2 More

Echando la vista atrás: Little Big Adventure (LBA)

Dejamos en la recámara los artículos dedicados en esta sección al padre de los shooters, para centrarnos de lleno en uno de esos grandes clásicos que muchos recordamos con pena a la vez que con enorme cariño. Pena por los tiempos que fueron, y cariño porque no podría ser de otro modo.

Una aventura como pocas -de las que ya casi no se hacen- pero que entonces llegó a los que éramos jugones y jóvenes como algo novedoso, dotado de magnetismo, y de una capacidad para atraparnos con su puesta en escena, con un estilo y una fuerza, que sirvió para además de entretenernos y sumergirnos en su épica, poner de manifiesto que los videojuegos podían contar buenas historias como también serían capaces de transmitir sensaciones encontradas y diversas. Es difícil intentar expresar en apenas unas líneas lo que supuso este juego en su momento. Pero huelga decir que, en cierto modo y a partir de él, las aventuras gráficas como tales cambiaron para siempre.

LBA_portada

Con Little Big Adventure/Relentless en los USA (Adeline Software, 1994), los PCs de medio mundo encontraron en él una frescura y una forma de entender los videojuegos totalmente diferente. Una puerta abierta a mundos desconocidos imbuidos de una idiosincrasia única y con una gran carga emocional.

Distribuido por Electronic Arts en Europa en al menos dos formatos (Cd-Rom y disquette; el primero disfrutaba de vídeos, diálogos y música de alta calidad mientras el segundo lo hacía sin audio y con imágenes estáticas), el juego nos pone en la piel de Twinsen, un ciudadano como otro cualquiera del enigmático y recóndito planeta Twinsun. Un planeta dividido en dos por un muro de montañas nevadas como las de Tolkien, y en el que conviven en el día a día distintos animales y hasta cuatro razas humanoides: algunos similares a los conejos, otros de aspecto humano estándar, y una parte de silueta elefantina o tan extraños como una suerte de esferas con brazos y piernas informes. Con un mundo así, no es de extrañar que acabemos por encontrarnos con todo tipo de situaciones y misiones a cada cual más divertida y chocante, aunque también disfrutaremos de instantes algo más dramáticos y que añaden variedad a la linea argumental.

Little Big Adventure

Twinsen se descubre a medida que vamos jugando, como una especie de rebelde con causa, en un primer momento incluso torpe. Nada hace presagiar que ese “mindundi” enclenque casado con Zoe es al final pieza clave para la rebelión. Y es que en Twinsun nada es fácil ni halagüeño y sus gentes viven sometidas bajo una férrea dictadura de la que sólo unos pocos se atreven a criticar mientras el resto traga y asiente con resignación. Real como la vida misma. Prefiero no desvelaros ningún otro aspecto del argumento y por ende os invito a que vosotros mismos le deis una oportunidad. Sin duda alguna os sorprenderá. A pequeños y mayores.

Aunque el título pretende enfocarse en el género de la aventura, lo cierto es que LBA no se encorseta y se muestra con “un poco de todo”. Nos hace partícipes de grandes instantes que bien podrían declararse más propios del sigilo, la acción, los puzles, la búsqueda de pistas y el plataformeo. Podría decirse que sus creadores intentaron no limitarse y dar rienda suelta a lo que entonces entendían como libertad total. Evidentemente no se trata de un sandbox al uso como ahora mismo lo conocemos, pero a buen seguro que en ciertos momentos nos dará esa sensación. El mundo sobre el que nos movemos es de sobra extenso, y con Twinsen podremos realizar casi todo tipo de acciones a través de mares, ciudades y montañas, siempre y cuando -y sin que nos demos cuenta- no nos salgamos de lo establecido en el guión principal.

Little-Big-Adventure

Técnicamente LBA no resulta a estas alturas un título realmente espectacular. Da el pego sin embargo en plataformas como tablets, consolas portátiles o como indie sin más. Su perspectiva isométrica y los modelos tridimensionales de aspecto animado, sirven para crear esa atmósfera de mundo mágico y extraño en el que de repente nos hemos despertado. Al igual que el entorno por el que nos moveremos, interiores y ciudades, montañas y mares. Todo ello está realizado con un gusto exquisito que, siendo sinceros y sobre todo en ciertos parajes, no parece haber acusado el paso del tiempo. Aquel que busque un título sencillo sin ser demasiado exigente tendrá en Little Big Adventure una más que merecida opción. El apartado sonoro es también destacable, y encontraremos una banda sonora -siento repetirme- como las de antes. Notas de factura impecable, muchas de ellas inolvidables. Los juegos de antes entraban por todos nuestros sentidos y poros de un modo que ya quisieran ahora muchos actuales.

Pero si por algo destaca LBA de las aventuras de su época, es por su jugabilidad. Simple y certera aunque puede que durante los primeros minutos un tanto caótica. Twinsen es capaz de realizar todas las acciones a lo largo del juego cambiando tan solo su intención y disposición hacia los personajes y todo aquello que le rodea. Una idea, incluso ahora, bastante original. Porque según la situación y el lugar en el que nos encontremos, si nos hallamos a la fuga o en plena lucha por nuestra vida, el personaje podrá usar hasta cuatro modos para solventar los problemas. Normal, deportivo, agresivo y discreto; a buen entendedor sobran palabras. No hace falta explicar para qué sirven cada una de las acciones. De su correcta elección en el momento adecuado dependerá el que sigamos con vida o no.

little-big-adventure-2-

Poco más puede decirse de este clásico salvo dedicarle esta humilde reseña e invitaros a jugarlo (a los que lo hicieron, rejugarlo). Es de aquellos títulos en los que uno gastaría tinta y aún así siempre se quedaría corto. Sublime. Atemporal. En 1997 llegaría al mercado su segunda parte tras el éxito de ésta bajo el nombre de Little Big Adventure 2; con muchísimas mejoras y extras, un mapa y la posibilidad de visitar todas las islas del planeta, con nuevos movimientos y acciones a cargo del personaje y algunas otras mejoras y algo más enfocado hacia la acción. Sin duda un buen título merecedor de otra entrada, aunque ni mucho menos sorprendió a los jugadores ni llegó a los corazones como lo hizo su hermano mayor. Por algo fue el primero.

Ayúdanos a difundir y compártelo !!!

The Good

  • La historia
  • La variedad de acciones
  • El estilo desenfadado
  • La banda sonora
  • Muy entretenido y pleno de sensaciones
  • Un gran clásico

The Bad

  • No poder visitar sin límite todas las islas
  • Control algo difícil al principio
  • Que haya pasado tanto tiempo
8.5

Escrito por: Dani M

¿Recordáis Odissey? Pues yo estuve allí. Eso quiere decir que con toda probabilidad sea demasiado viejuno o demasiado experimentado. Fue el inicio de una larga, placentera, y duradera enfermedad de la que todavía no me he curado, y que me llevaría a disfrutar de los videojuegos pasando por Master System y hasta PS2.